Ser emprendedor

Ser emprendedor:
Pros y contras
a tener en cuenta

Ser emprendedor puede ser un viaje de ensueño o un viaje infernal que se puede convertir en una pesadilla de la que no se puede salir. Para ciertas personas, ser emprendedor es una lata y significa un sinvivir para cualquiera. Por otro lado, hay personas que piensan que lo mejor es trabajar por cuenta propia. Exponemos los pros y contras de ser emprendedor.

VENTAJAS

Independencia

La independencia que produce no estar subordinado a un jefe es una de las mil maravillas que existen en el planeta Tierra. Hay personas que han nacido para ser líderes y tienen el carisma necesario para ordenar y liderar a un equipo de trabajadores. Existen personas que no pueden estar bajo las órdenes de nadie, es algo superior a ellas.

Proyecto propio

Autorealización

La autorealización viene cuando somos jefes, lideramos un proyecto y sale a flote. No hay mayor satisfacción que arriesgarlo todo y que salga bien, ya que es lo que ocurre cuando emprendemos: arriesgamos mucho a cambio de incertidumbre. Pero, ya sabéis lo que dicen: quien no arriesga, no gana.

Proyecto propio

Básicamente, cuando emprendemos lo hacemos teniendo una idea propia y llevándola a cabo. Existen muchos casos de emprendedores que han trabajado en empresas y se han ido de ellas por no estar de acuerdo en la forma de hacer las cosas o en las metas a perseguir. Finalmente, montan su propia empresa para hacer todo a su manera y marcarse las metas que otros no se atrevieron.

Proyecto propio

Estatus

Tener una empresa propia produce cierto estatus que no se obtiene siendo un simple trabajador por cuenta ajena. A ojos de la sociedad, ser emprendedor tiene un significado implícito que desvela valores como la valentía, la responsabilidad, la inteligencia o el carisma. Básicamente, es un prejuicio que se tiene respecto a los emprendedores que no tiene porque cumplirse a rajatabla.

Desventajas

Mucho tiempo

Desde que montas una empresa, hasta que empieza a producir beneficios limpios se tarda mucho tiempo, además de que requiere una dedicación tremenda. Normalmente, ser emprendedor significa no tener horario y estar ahí cuando la empresa lo necesita, lo que genera un estrés que no existe en un trabajador por cuenta ajena.

Riesgo

Riesgo

Esta es la desventaja que atemoriza a todo aquel que se plantea ser autónomo o poner en marcha una empresa. El riesgo de ser emprendedor es tremendamente alto, dependiendo exclusivamente del funcionamiento de la empresa para poder comer. SI la empresa no funciona, no ganas dinero; si no ganas dinero, no puedes comer.

Además, de que muchos emprendedores han arriesgado todo y lo han perdido, hay que valorar bien los riesgos.

Incógnita

El futuro es una incógnita y puede pasar cualquier cosa que haga que tu empresa deje de funcionar en el futuro. No existe una estabilidad laboral como tal, tú eres la máxima figura de la empresa y como emprender en  las acciones correctas. Es esa incertidumbre la que preocupa a todos los emprendedores y con la que tienen que lidiar todos los días.

Vacaciones y bajas

Las vacaciones de un emprendedor pueden no existir; sí, lees bien, puede no existir. Al menos en España, un emprendedor no se puede permitir el lujo de estar de baja porque es él quien se paga a sí mismo, por lo que tiene que intentar estar bien de salud siempre, si no quiere ver peligrar su empresa. En cuanto a las vacaciones, todos se fijan unos 15 días al año, aunque no todos lo cumplen, sobretodo aquellos que acaban de empezar un nuevo proyecto y tienen que estar pendiente de todo el funcionamiento.